Todos los clientes de EPA y Pricesmart son unos ladrones.

En computación se conoce como experiencia de usuario a todas esas emociones y actitudes que se manifiestan al utilizar un producto, sistema o un servicio; entiéndase frustración cuando no se puede/sabe utilizar una herramienta, o esa facilidad que tiene un iPhone para ser utilizado y que todo está donde se supone que debería estar.

En este caso particular la experiencia de usuario de cualquier cliente de estos dos almacenes es que por defecto uno se siente como un ladrón y lo digo por el simple hecho de tener que hacer una fila de a veces 10 minutos y 25 metros de largo para que revisen todos y cada uno de los productos que se compre y que ellos se aseguren que no les estamos robando nada, con lo sencillo que debe ser meterse una caja de cereal gigante debajo de la camisa y pasar desapercibido; en otras palabras hago una fila para que vean si soy o no un ladrón y todos los clientes la hacen sin chistar, sin cuestionarse sí ellos tienen ese derecho. ¿Será  que no han pensado en la cantidad de tiempo que se pierde esperando a que le revisen todo a las 5 o 6 personas que tengo delante de mío? además del tiempo que ya se invirtió haciendo fila en sus cajas. De ahí nace la gran duda, ¿tienen ellos como supermercado el derecho de revisar mis cosas por las cuales ya pagué sí son de mi propiedad?

ladron

Como si no fuera suficiente tengo que mostrar mi identificación (esa la acepto para que se aseguren de que tengo membresía) que ellos me dieron para poder entrar, luego al pagar tengo que enseñarla de nuevo y como broche de oro para pagos con tarjeta enseño mi cédula, posiblemente para la próxima vez me van a pedir mi acta de nacimiento y la de mis papás.

En su defensa se han dejado decir que es solo para asegurarse que le entregaron todos los productos que el cliente compró, pero tranquilos, si fuera el caso yo asumo la responsabilidad si algo se me olvida.

En mi caso la última vez que fui a Pricesmart me salté la fila donde revisan (¡que malote!), la verdad no es la mejor opción ellos deberían considerar opciones para poder revisar los productos que compraron los usuarios sin tener que incomodarlos o seguir largas filas, que ellos sean los que se adapten al cliente y no el cliente el que se adapte a ellos.

En resumen la experiencia de usuario de estos dos almacenes es pésima, nada fluida, no está orientada a la comodidad del cliente, no es innovadora  al buscar nuevos métodos para evitar robos sin incomodar a los usuarios, ni tan siquiera es tecnológica donde pueden ponerle RFID’s (identificadores de radiofrecuencia) a todos los productos y poner lectores a la salida como lo hace Wallmart y ellos no lo hacen por una simple y sencilla razón de costos y como consecuencia no piensan en la comodidad del usuario sino que la prioridad es la rentabilidad del negocio, el peor error para cualquier empresa en el siglo 21.