Costa Rica y el síndrome de “Ya otro lo hizo”

Hace algunos años por motivos de trabajo tuve un viaje a USA con compañeros de la oficina, íbamos repartidos en dos carros, en alguno de los días que estuvimos allá nos topamos con una presa gigante de kilómetros de largo y no quedo de otra que hacer la fila hasta llegar al lugar al que íbamos; en medio de la presa el otro carro con mis compañeros se nos perdió de vista, después de unos 30 minutos de no tenerlos ni cerca empecé a ver un carro en el retrovisor como a los 200 metros que venía rebasando a todos los carros al viajar por el espaldón de la calle, cuando nos pasó a nosotros nos llevamos la sorpresa “Tico Inside”, no podían ser otros que mis compañeros de trabajo, ellos siguieron avanzando y a los metros alguien les dio campo, se metieron a la fila y ahí acabo el incidente fue una excepción a la regla.

Menciono esa historia porque las mismas presas quizás no tan grandes como esas las vivo todos los días que salgo a la calle en Costa Rica, pero con un comportamiento totalmente diferente por parte de los conductores, aquí la regla es siempre manejar por el espaldón, ir en el carril que no es para realizar el giro y al final doblar para evitar la fila, lo cual me da demasiada cólera, más de una vez me han dado ganas de bajarme del carro y preguntarle que con qué derecho él puede evitar la fila y todos los demás tenemos que hacerla, ¿qué tiene él que no tenga yo para tener ese privilegio?.

11935004_1128545873843761_1042057647363349105_n

Últimamente le he prestado más atención a ese comportamiento y me he dado cuenta que la gente respeta las filas hasta cierto punto, hasta que llega un alguien y es el primero en usar ese atajo y a partir de ahí le van a seguir dos más y luego los siguientes basados en la excusa de que ya otro lo hizo y eso me da permiso a mí de hacerlo también, porque si otro lo hace yo también debo tener ese privilegio.

Y el caso de los vivazos en las carreteras de CR es solo una representación de esa actitud de impunidad basada en el “ya otro lo hizo”, como también lo es la corrupción de los políticos (si otros roban yo también debo/puedo hacerlo), la evasión de pagos de impuestos ( si pago los impuestos se los van a terminar robando los políticos, mejor no pago y me lo robo yo, sí, no pagar impuestos es robar), el acoso sexual a las mujeres muy de moda en estos días (mis amigos, familiares masculinos les gritan varas a las mujeres yo también puedo) y así podría encontrar un par de ejemplos más de ese mismo tipo.

Creo que es necesario solucionar esa actitud inmediatamente y dejar de ser tan individualistas y permisivos, creo que es culpa de nosotros culturalmente  y también el gobierno por no ser más estricto con multas y castigos a ese tipo de infracciones, sin embargo si existieran no sería nada raro que se quejaran porque las multas son demasiado altas aunque solo les aplica sin infringen la ley o porque los policías maltratan a los indefensos delincuentes, porque en Costa Rica a un delincuente no se le debe tocar ni con el pétalo de una rosa, a los ticos nos falta disciplina.

Como conclusión solo queda decir “Lo que está mal, está mal aunque lo haga todo mundo. Lo que está bien, está bien aunque no lo haga nadie” – Anónimo