Todos los clientes de EPA y Pricesmart son unos ladrones.

En computación se conoce como experiencia de usuario a todas esas emociones y actitudes que se manifiestan al utilizar un producto, sistema o un servicio; entiéndase frustración cuando no se puede/sabe utilizar una herramienta, o esa facilidad que tiene un iPhone para ser utilizado y que todo está donde se supone que debería estar.

En este caso particular la experiencia de usuario de cualquier cliente de estos dos almacenes es que por defecto uno se siente como un ladrón y lo digo por el simple hecho de tener que hacer una fila de a veces 10 minutos y 25 metros de largo para que revisen todos y cada uno de los productos que se compre y que ellos se aseguren que no les estamos robando nada, con lo sencillo que debe ser meterse una caja de cereal gigante debajo de la camisa y pasar desapercibido; en otras palabras hago una fila para que vean si soy o no un ladrón y todos los clientes la hacen sin chistar, sin cuestionarse sí ellos tienen ese derecho. ¿Será  que no han pensado en la cantidad de tiempo que se pierde esperando a que le revisen todo a las 5 o 6 personas que tengo delante de mío? además del tiempo que ya se invirtió haciendo fila en sus cajas. De ahí nace la gran duda, ¿tienen ellos como supermercado el derecho de revisar mis cosas por las cuales ya pagué sí son de mi propiedad?

ladron

Como si no fuera suficiente tengo que mostrar mi identificación (esa la acepto para que se aseguren de que tengo membresía) que ellos me dieron para poder entrar, luego al pagar tengo que enseñarla de nuevo y como broche de oro para pagos con tarjeta enseño mi cédula, posiblemente para la próxima vez me van a pedir mi acta de nacimiento y la de mis papás.

En su defensa se han dejado decir que es solo para asegurarse que le entregaron todos los productos que el cliente compró, pero tranquilos, si fuera el caso yo asumo la responsabilidad si algo se me olvida.

En mi caso la última vez que fui a Pricesmart me salté la fila donde revisan (¡que malote!), la verdad no es la mejor opción ellos deberían considerar opciones para poder revisar los productos que compraron los usuarios sin tener que incomodarlos o seguir largas filas, que ellos sean los que se adapten al cliente y no el cliente el que se adapte a ellos.

En resumen la experiencia de usuario de estos dos almacenes es pésima, nada fluida, no está orientada a la comodidad del cliente, no es innovadora  al buscar nuevos métodos para evitar robos sin incomodar a los usuarios, ni tan siquiera es tecnológica donde pueden ponerle RFID’s (identificadores de radiofrecuencia) a todos los productos y poner lectores a la salida como lo hace Wallmart y ellos no lo hacen por una simple y sencilla razón de costos y como consecuencia no piensan en la comodidad del usuario sino que la prioridad es la rentabilidad del negocio, el peor error para cualquier empresa en el siglo 21. 

El matrimonio entre gordos debería ser prohibido

Así es leyó bien, el mayor problema de la sociedad actual es la gente gorda, estos ocasionan grandes gastos médicos a la CCSS por todos los problemas de salud que tienen por su obesidad, si juntamos a dos personas gordas en un matrimonio el problema solo puede ser más y más grande, fijo van a comer puras cochinadas en el hogar; si llegan a tener hijos de fijo van a ser gordos, si llegan a adoptar van a convertir a sus hijos en gordos como los padres, no van a aprender nunca a hacer deporte y siempre serán el vivo reflejo de sus papás, es por eso que hoy digo que los matrimonios entre gordos tienen que ser prohibidos.

Matrimonio Gordos

¿Me cree? Posiblemente usted tiene algún familiar, conocido o amigo que sea gordo y sí me estoy refiriendo a esa persona, esa persona conocida suya es la que quiero discriminar, es a la que le quiero prohibir el matrimonio si llego al poder, con la única justificación de que me da la gana hacerlo, esa es la persona que quiero evitar que sea feliz, no la conozco y no me importa, simple y sencillamente lo hago porque me caen mal los gordos y por eso voy a impedir a toda costa su felicidad aunque a mí no me esté afectando en nada.

¿Está molesto?, ¿Piensa que soy un cavernícola? ¿Se siente indignado porque le estoy impidiendo a alguien de su círculo social ser feliz? Pues sí, tiene toda la razón, estoy juzgando a alguien por su aspecto físico, falta de deporte  o por sus costumbres alimenticias, pero piénselo, cual es la diferencia entre ser un cavernícola por juzgar a alguien por su grasa corporal o contextura física o simplemente discriminar a alguien por su preferencia sexual, al final de cuentas a usted que le importa lo que haga esa persona con su vida sexual, será que por eso le están contaminando el agua que toma,  le llega menos salario mensualmente, o simplemente es una homofobia muy marcada presente en su vida.

Pues le informo, no hay diferencias; los dos son ejemplos terribles de discriminación con la única diferencia de que quizás usted conozca a alguien o sea parte del grupo de los gorditos que serían discriminados, !qué fácil es discriminar a la gente cuando uno no es parte de esa minoria¡, pero que feo se siente estar en el grupo de los agredidos.

Todo esto sale porque el día de ayer publicaron una noticia en la nación sobre la bandera multicolor que está presente en la casa presidencial buscando la igualdad para todas las personas sin discriminación sexual, ¡qué maravilla!, parece que finalmente Costa Rica está dando pasos para salir del tercermundismo, pero apareció un montón de gente totalmente indignada por esta bandera, muchos de esos con raíces religiosas; maes ya es hora de abrir los ojos y tener un poco de tolerancia, ya es hora de darse cuenta que todas las personas tienen los mismos derechos sin importar nacionalidad, preferencia sexual, color de piel, género o contextura física sobre todo porque los derechos que se les den a ellos no nos afectan en absolutamente nada a los demás como sociedad.

En vez de criticar este tipo de iniciativa deberíamos de exigir que se propongan leyes para garantizar esta igualdad, al final de cuentas las personas con distintas preferencias sexuales tienen los mismos derechos y sentimientos que el resto de la gente.

Los invito a leer A favor del TLC y la homofobia.